Archivos Mensuales: agosto 2009

Triunfamos


unicornio_nena

(Por Julio Andrés Pagano)

¿Qué estabas haciendo? ¿Me querés acompañar?

Si mirás dentro de las palabras, me verás venir en un caballo alado a infundirte coraje. Hoy jugaré a ser un noble caballero de la orden sagrada del divino corazón, que por amor acude a tu encuentro para que viajemos.

 Este vuelo alquímico te ayudará a recordar. Le devolverá a tus ojos el brillo de tu espíritu guerrero. Sos luz. De pie, que falta muy poco. Internamente sabés que este juego ya lo jugamos. También sabés que triunfamos abriendo el corazón.

¿Te sorprende ver que siendo un caballero ya no lleve espada ni armadura?

Es tiempo de paz. Este es el momento en donde fluir, en vez de resistir, se convierte en la mejor estrategia para que la magia de la vida nos eleve con sus destellos dorados. Somos las hebras que conforman la trama por donde viaja la luz.

Ya no más batallas, no más peleas. Conscientes de que el amor todo lo puede, es hora de sentir que estamos religados en la unidad del espíritu. Somos hermanos. Dame la mano, subí. Daremos un paseo.

¿Acaso ves que los árboles sostengan banderas? ¿Hay algún río que se ufane de ser frontera?

Tampoco observamos que el viento lleve pasaporte ni escuchamos a las montañas decir: “Somos de tal país”. La naturaleza se expresa de manera unificada.

El hombre no lo hace porque al cerrar su corazón quedó preso de la ilusión que lo muestra separado. ¿Querés ayudarme? En este viaje alado rociaremos las ciudades con la esencia de los corazones que han despertado y han recordado que vibramos en unidad. En aquellas zonas en donde hay tristeza, esparciremos flores de loto -a modo de inspiración- para que nadie olvide que incluso en el barro se puede florecer sin perder la pureza. Prometimos ayudar y eso es lo que seguimos haciendo al infundir aliento centrados en nuestro interior. La vibración del amor debe expandirse para llegar a los rincones en donde existan corazones que sientan el llamado a despertar. Vinimos a co-crear el cielo en la Tierra y así volver a celebrar la grandiosa alegría de sentirnos libres.

No hay límites en nuestro mundo interno, de ahí que hoy te haya visitado en este fantástico caballo alado para que mantengas vivo el sentido de nuestra tarea humanitaria. Por amor vinimos, por amor vivimos, por amor elegimos impulsar el ancestral recuerdo de sabernos

 Uno. Confiá, queda muy poco. Celebro porque tenés el temple necesario para seguir iluminando desde tu paz interior. Sólo debemos fluir. Sabés que este juego ya lo jugamos, también sabés que triunfamos abriendo el corazón para sentir.

Mirá: http://www.youtube.com/watch?v=1TjwFpQVs2w

muestra hacia dónde vamos como humanidad :)unicalado

Eres estrella. por Santiago Pando


 
estrella1
ERES ESTRELLA.

Según la razón, uno es un extra más dentro de una vieja película que se transmite diferida, desde el pasado.

Un extra sin importancia en la trama ya preconcebida desde antes.

En el corazón, los papeles cambian. Uno, antes que nada, es la estrella de su propia película.

Y también el guionista. Además del director y coproductor junto a Dios.

La vieja película es predecible, cansada y aburrida para la mayoría.

La película del ahora es en vivo.
Es la aventura de la vida desdoblándose ante tus propios ojos.

No hay que actuar: sólo Ser.

Ser la estrella del firmamento que cada uno es.

SANTIAGO PANDO
www.creerescrear.com

gracias Maru!!

Hola! esto es para vos!


015ae5ly5

Hola Rincón de mis amores!
te extraño y sé que te tengo un poquitín abandonado…
es… este menester que tenemos..que se llama tiempo,
tiempo y ganas ó tiempo y realidades…que no se pueden saltear.
Tiempo que te dicen tiempo, pero que no existes de verdad…
pude comprobarlo luego de estar ocho años y medio sin ver a mi amiga,
éramos ella, un café y yo …sin tiempo…sin esos años pasados,
éramos ella, yo y lo de siempre, las risas …
los abrazos, los hijos, sus estudios, los trabajos,
las parejas, las amigas y esas miradas de alegría de SIEMPRE!!!
El denominado tiempo NO hizo mella,
no surcó nuestras uniones íntimas,
no degradó la amistad, la confianza, las ganas de vernos…
pero sobre todo la Confianza, esa que te permite hablar con un espejo en la soledad
y decirle todo lo que opinás y deseas, eso es lo que se llama
hablar con una HERMANA del alma, de la vida, de esas que elegís
cuando vas andando y creciendo en esta línea que nos han puesto para caminar…
Nos tocó una despedida, pero también un hermoso reencuentro con alegrías
con otras amistades todas unidas en Felicidad.
Pero mi querido Rincón ¡ que te voy a hablar a vos de tiempo!
Ya hace dos años que nos vemos y estamos felices de confundirnos cada vez más
en este hermoso entramado que es el brindar lo que me gusta, pero para ello …

hay que leer y crecer para Dar, lo Mejor que selecciono.
Nunca dejo de lado mi ruta, que es una estrella muy bella, muy bella
que me guía desde el cielo, mi Poke…
que no deja que abandone este camino…
Nunca los dejo a ustedes que son mi otra ruta, la cual gracias a los comentarios,
voy intuyendo mi rumbo y seleccionando para que sirva para crecer, para vos y para mí…
para mí que tanta falta me hace, que a veces no resisto las inclemencias del tiempo,
me doblo pero no me quiebro…me agitan pero no detendrán mi motor…

No creasque todo es tan fácil…ni tan cruel…pero como hay que pasarlo y vivirlo,

se hace a tientas ya que se experimenta con cada uno de los pasos que damos…

Por eso … a Vos que estás esperando estas palabras te digo Gracias!
A Sil, a mi Hada Saltarina , a mi Gata Coqueta, a mi Irlanda y Marcial (que es suyo jeje)
a Vero, a Ethel (mi hermana elegida), a Gla, a mi Agualuna, a Marce, a Claudio Aguirre,
a Monicris, a Eduardo , a mis seguidores de Borbotones a TODOS y cada uno que me hizo crecer !!!

Miles de Besotes de Sol

Su

El niño interior


PeterPan

A veces nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar.

Percibimos que el instante mágico de aquel día pasó y que nada hicimos. Entonces la vida esconde su magia y su arte.

Tenemos que escuchar al niño que fuimos un día y que todavía existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de momentos mágicos. Podemos reprimir su llanto, pero no podemos acallar su voz. Ese niño que fuimos un día continúa presente.

Bienaventurados los pequeños, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Si no nacemos de nuevo, si no volvemos a mirar la vida con la inocencia y el entusiasmo de la infancia, no tiene sentido seguir viviendo.

Existen muchas maneras de suicidarse. Los que tratan de matar el cuerpo ofenden la ley de Dios. Los que tratan de matar el alma

también ofenden la ley de Dios, aunque su crimen sea menos visible a los ojos del hombre.

Prestemos atención a lo que nos dice el niño que tenemos guardado en el pecho. No nos avergoncemos por causa de él. No dejemos que sufra miedo, porque está solo y casi nunca se le escucha.

Permitamos que tome un poco las riendas de nuestra existencia. Ese niño sabe que un día es diferente a otro.

Hagamos que se vuelva a sentir amado. Hagamos que se sienta bien, aunque eso signifique obrar de una manera a la que no estamos acostumbrados, aunque parezca estupidez a los ojos de los demás.

Recuerden que la sabiduría de los hombres es locura ante Dios. Si escuchamos al niño que tenemos en el alma, nuestros ojos volverán a brillar.

Si no perdemos el contacto con ese niño, no perderemos el contacto con la vida…

Paulo Coelho

“Feliz
Comentarios para hi5

La Mariposa Azul


mariposaazul

Había un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre hacían muchas preguntas. A

algunas de ellas, él sabía responder, a otras no…

Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mandó las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina.
El sabio siempre respondía a todas las preguntas sin ni siquiera dudar.
Impacientes con el sabio, las niñas decidieron inventar una pregunta que él no sabría responder.
Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa azul que usaría para engañar al sabio.
-¿Qué vas a hacer?-preguntó la hermana.
-Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta-
-Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré y la aplastaré.
Y así, cualquiera que sea su respuesta, ¡será una respuesta equivocada!-
Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando.
- Tengo aquí una mariposa azul. Dígame, sabio, ¿está viva o muerta?-
Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió:
-Depende de ti… Ella está en tus manos.butterfly

¿Qué nos impide hablar en el lenguaje del Amor?


1242930260448_f  

 
 Irresponsablemente caemos con frecuencia en ciertas actitudes que sólo nos complican y dificultan la comunicación.

Si realmente queremos aprender a hablar con el lenguaje del Amor, será mejor que comencemos a pensar muy seriamente en renunciar a varias cosas.

No reacciones intempestivamente

Tal vez el verdadero motivo de la reacción que experimentas sea originado por situaciones antiguas que ya han quedado en el pasado, pero que al recordarlas, consciente o inconscientemente, anulas a la otra persona.

Hay modas que a veces no son buenas, la de reaccionar intempestivamente es una de ellas.

Evita a toda costa el uso de expresiones ofensivas

Mejor no las uses, ni con los demás, ni contigo mismo, en ningún momento.

Con esas frases “devastadoras” que tan hábilmente usas, y que sabes que llegan a la herida de la otra persona, a quien en realidad dañas, es a ti mismo.

No interrumpas la comunicación

Abandonar abruptamente una conversación, es una manera de manifestar violencia en contra de la otra persona. Con los monólogos sucede lo mismo.

En el fondo, sólo se quiere tener “la última palabra”, anulando la perspectiva y argumentos de la otra persona, por lo que se toma la ruta fácil de suspender la conversación evitando encarar lo que atenta contra nuestro poder, menospreciando al otro con nuestra huida. Con esa actitud, sólo logramos quedarnos solos.

No vale la pena sermonear

Sermonear sólo es una forma de persecución que agrede al otro, obligándolo a que te escuche, manipulando la conversación y haciendo que se comporte como tú deseas.

Es inútil regodearse en el pasado

Retomar rencillas o heridas del pasado para discutir sobre el incidente actual, no permite que sanen las lesiones de ninguna relación, el mejor instrumento para mantener una comunicación pulcra, es el perdón.

Despídete de la ironía y el sarcasmo

El uso de frases irónico-sarcásticas no sólo reviste de agresividad lo que se quiere decir, sino que hace que la comunicación se transforme en violenta.

¿Necesitas tener siempre la razón?

Luchar por “tener la razón” es luchar por tener el poder en la conversación, lo cual te aleja de los demás, pues “ganar la pelea” por medio de la razón no te hará feliz.

Evita las justificaciones

“Explicación no pedida, acusación manifiesta”, dice el viejo refrán.

Hacer aclaraciones que no se han solicitado, demuestra que te estás sintiendo atacado, por lo que te defiendes “a priori” en una reacción que es producto del miedo y la rabia.

Abstente de censurar los sentimientos ajenos

Si respetas los sentimientos de los demás, compartiendo los propios y explorando lo que yace en el fondo, podrás conocer un poco mejor a la otra persona, entenderla y brindarle tu apoyo.

¡Nadie es infalible, ni tú!

No es necesario levantar la voz

El amor nunca grita, por el contrario, susurra.

Generalmente no nos damos cuenta, pero cada vez que hablamos a gritos, estamos agrediendo a nuestro interlocutor.

¿Para qué disfrazar mensajes?

Es mejor hablar con claridad, transparencia y verdad. Expresarse mediante “indirectas” verbales o no, no conduce a nada.

Discutir es un sano intercambio de opiniones, no un pleito verbal.

Detrás de toda discusión que se ha hecho repetitiva, generalmente se esconde un motivo totalmente distinto al que aparentemente generó la discusión, pero del cual no se expresó nada en el momento adecuado, y resulta evidente que aún quedaron cosas por decir.

Deja de acumular quejas, ofensas y resentimientos

Si algo te ha molestado de la otra persona, háblalo en su momento, o hazlo a la brevedad posible, si hacerlo en el momento fuera inapropiado, pero no acumules motivos para discutir algo haciendo que la situación se complique.

Olvídate de siempre ganar las discusiones

Cuando se gana una discusión, casi sistemáticamente pierdes mucho más de lo que puedes imaginarte.

Renuncia a inferir amenazas o sembrar culpas

Al amenazar o culpabilizar a los demás, sólo juegas con sus emociones, lo cual aprovechas en beneficio de tu ego, alimentándolo, sin darte cuenta que después, tu propio ego crecido se convertirá en tu peor enemigo.

No cedas a la tentación de asumir cosas y hacer suposiciones

Generalmente las dudas nos hacen asumir o suponer aquello que no entendemos, y muchas cosas simplemente las damos “por hecho”.

Es preferible preguntar y aclarar las cosas para así tener certeza en lo que digas o hagas.

Mantén la discreción de tus discusiones

No es necesario involucrar a terceras personas en una discusión, ni buscar que otros intercedan por ti o que se conviertan en tus defensores.

Como resultado de cualquiera de estas actitudes, la comunicación se dificulta, lo cual acaba por separarnos de los demás, y consecuentemente, del amor.

Absolutamente todas y cada una de las personas que encontramos en nuestra vida representa una valiosa oportunidad de aprender algo.

Seguramente hay alguien en tu vida con quien te resulta particularmente difícil relacionarte. Tómalo como tu maestro, porque esa persona en realidad te muestra hasta dónde llega tu amor, te muestra tu verdadero límite para amar a alguien.

Sin excepción, todas las personas, incluyéndote, dan o piden amor en cada situación de sus vidas. Cada estímulo de agresión que recibas, míralo como una imploración de amor por parte del “agresor” y responde ante dicho estímulo con amorosa comprensión.

Recuerda que cada vez que te “defiendes” con un ataque, a quien en realidad agredes es ¡a ti mismo!

Perdonar es ver la vida de otra manera, es verla desde el corazón, no desde la razón. Puedes pasarte la vida esperando que los demás cambien, y seguirás esperando, y los demás no cambiarán.

Sólo basta intentar algo muy sencillo.

Descubre lo que la otra persona siente. Identifica la causa de su emoción. Encuentra a dónde quiere en realidad llegar. Permite que el otro exprese lo que siente. No dejes añejar los problemas. Pregunta.

Como humanos, nuestra misión es volver al amor. Volver a ser mensajeros del amor.

Provocar amor a nuestro alrededor.

No te permitas contaminarte de la ausencia del amor, que es donde se instala el miedo.

El mundo entero es un eco: sólo repite lo que tú dices.

Es un espejo: refleja tu propia imagen.

Es un boomerang: te devuelve lo que le has enviado.

Tú puedes decidir lo que quieres oír, lo que quieres ver, lo que quieres recibir.

Eso si realmente lo quieres.

Tomado de: Diario El Carabobeño. Revista Paréntesis