La violencia perversa


La violencia perversa no sólo es difícil de detectar por parte de los testimonios externos, sino que sobretodo es negada por el agresor, que niega asumir la responsabilidad del problema y carga toda la culpa en la víctima.

La negación de la violencia tanto por el agresor como por los testimonios, así como por el hecho de que la vergüenza impide a la víctima comentarlo, constituyen una violencia adicional, ya que ésta no llega a hacerse escuchar.

Por el contrario, esto puede engendrar a la vez en la víctima una violencia reactiva que sí es fácil de detectar, lo cual podrá hacer que se diga que es ella la responsable del problema.

Los abogados que defienden a las víctimas, se encuentran a menudo desarmados, ya que les es difícil aportar la prueba de la violencia sufrida.
Como definir la violencia perversa y el acoso

Es una violencia indirecta sin marcas ni heridas, con daños psicológicos que pueden ser de por vida. El acoso es una repetición frecuente, intencionada, destructiva, invisible. Un fenómeno de destrucción de otra persona indirectamente, a lo largo del tiempo y frecuentemente. La llevan a cabo individuos perversos narcisistas.

 El agresor no considera a la víctima como persona, sino como un mero objeto utilizable a su antojo.
* Pierde toda consideración y respeto,
* la rebaja, humilla y
* responsabiliza de cualquier problema.
* Intenta aplastarla cuando considera que no es imprescindible o que le molesta.

 

Son individuos perversos cuyo objetivo es:
* llegar al poder a cualquier precio, incluso aplastando a los demás.
* Ejercen un dominio que paraliza a la víctima dejándola a su merced.
* Se considera omnipotente,
* disfruta haciendo sufrir,
* frustrando y machacando permanentemente.

Con lo cual no deja pensar a la víctima para que no llegue a entender su juego destructor

La víctima cae en su trampa, no por masoquismo o sufridora, sino por que el nivel de perversión es tal que le impide entender este tipo de situaciones.
No reacciona antes pues la contradicción seducción-amenazas a la que se ve reiteradamente sometida la sumerge en un mar de dudas.
Métodos de acoso:

* Rechaza y niega como persona, sin combate se deshace de la víctima porque le molesta, sin decirlo claramente pero al pensar se acaba dando cuenta, entonces le hace chantaje para que calle.

* Ha de seguir siendo él ó ella quien mande y tenga el poder. En el fondo son individuos muy inseguros.

* Acosa a la víctima cada vez más a menudo hasta que revienta y cae enferma.

* Entonces es cuando lo dice claramente para acabar de hundirla y rechazarla por enferma. Es un objeto sin valor, la menosprecia.
Extractos de Notas de la Conferencia de la Dtra M-F Hirigoyen en Barcelona el 19.10.01. Extraído de Mujeres en Red
Fuente:www.acosomoral.org

Anuncios

2 pensamientos en “La violencia perversa

  1. Susana Hoggan Autor de la entrada

    Indudablemente es un tema sin final y sin retorno…siempre el sembrar una semilla hace que germine en alguna mirada que recorre mi rincón, justamente a esa mirada está dirigido este artículo…espero ayudar.
    Besito de Sol y gracias por entrar en mi rincón.
    Su

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s