Cuento de la Felicidad


Cuenta la leyenda que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro.

 
A partir de aquel instante comenzó a buscarla.
 
Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.
 
En un recodo del camino vio un letrero que decía: “Le quedan dos meses de vida.”
Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo: “Estos dos meses los dedicare a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean.”
 
Y aquel buscador infatigable de la felicidad, solo al final de sus días, encontró que en su interior, en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacia de si mismo por servir estaba el tesoro que tanto había deseado.
 
Cuando una de las puertas de la felicidad se cierra, otra se abre, pero, a menudo, miramos tanto la puerta que se ha cerrado que no vemos aquella que se ha abierto para nosotros.
Helen Keller
Fuente: http://ninosdelsol.ning.com/ Publicado por Kar
Anuncios

2 pensamientos en “Cuento de la Felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s