Escribir los pensamientos


mujer_escribiendo

 

Cualquiera que tenga oídos puede oír, pero esto no implica necesariamente que será capaz de escuchar. Para escuchar hace falta algo más que tener oídos solamente: una cierta clase de silencio, una serenidad, una paz, un corazón situado detrás de los oídos y no una mente.

La mente es la que te vuelve casi sordo aunque no estés sordo, porque la mente está parloteando constantemente: Es una parlanchina.

De vez en cuando, siéntate simplemente en tu habitación, cierra la puerta y escribe lo que venga a tu mente, solo para ver qué está pasando con ella.

No lo corrijas, porque no lo vas a enseñar a nadie, así que simplemente escribe exactamente lo que te llega al pensamiento.

Te quedarás sorprendido: en solo diez minutos verás que no estás cuerdo; tu mente es la mente de una persona desquiciada, solo que de alguna manera te lo vas arreglando, encubriendo aquello, impidiendo que alguien sepa qué está pasando dentro de ti. Además te has vuelto un experto, tanto que no solo no permites que otros sepan qué está pasando en tu mente; tú mismo no lo ves. Y aquello sigue y sigue, run-run, run-run. Debido a la constancia de esta mente y al ruido que produce, aunque no seas sordo, no puedes escuchar. Puedes oír. Para escuchar se necesita una comunicación silenciosa.

Osho: The Osho Upanishad, Chapter 25
Anuncios

6 pensamientos en “Escribir los pensamientos

  1. Artea

    Vivimos en un mundo ruidoso y que nos empuja constantemente al contacto, a la noticia, a la relación (ya sea laboral, vecinal, consumista, espectador, etc…).

    Y no alcanzamos a comprender cuán importante llega a ser el disponer de un espacio de soledad y un tiempo de silencio.

    Esencial para escucharse a uno mismo.
    Imprescindible para crecer.

    Un abrazo Su.

    Responder
    1. Susana Hoggan Autor de la entrada

      Gracias Artea por tu visita y hermoso comentario! Uno aprende a escucharse a través del tiempo y las experiencias, por suerte, uno aprende…
      Otro abrazo de Sol
      Su

      Responder
  2. Hada Saltarina

    Escuchar a uno mismo, escuchar a los demás, escuchar a la Vida y escuchar a Dios. Siempre hablamos; cuando nos hablan en vez de escuchar, en muchas ocasiones, estamos ya pensando la respuesta.Quizá la escucha y la paciencia vayan mejor tomadas de la mano como buenas amigas. Muchos besos, Su

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s