La Indecisión


1654082md2w49kgpg

Cuentan que aquella noche era especialmente fría en el desierto. Abdalá montó su pequeña tienda de campaña, tan pequeña que apenas cabía él acostado. Se despidió de su camello, llamado “Indecisión”, acariciándole la cabeza, pero dejándolo fuera, y se dispuso a pasar una noche tranquila y reparadora.

Apenas había conciliado el sueño cuando el camello lo llamó con voz suave, pero insistente. “Déjame meter la nariz en tu tienda, hace mucho frío y la tengo completamente helada…” Abdalá, que era un hombre bueno, accedió a la petición.

Pero ocurrió que en cuanto se durmió profundamente, el camello empujó un poco y metió la cabeza completa. Como la tienda era tan pequeña, al hacer esto topó con la cabeza del hombre y lo corrió hasta que éste sacó los pies por el otro extremo.

Abdalá protestó, pero “Indecisión” le hizo ver que eso no era en realidad gran cosa. Pasó poco tiempo para el camello metiera los hombros y empujara a su patrón afuera, hasta las rodillas.

Para hacer el cuento corto, “Indecisión” siguió introduciéndose en la tienda, llenándola por completo y sacando a Abdalá por el otro extremo, hasta que finalmente quedó completamente fuera.

¿Le suena esto conocido? ¿No le ha ocurrido alguna vez que al dejar entrar un poco de indecisión ésta lo llenó todo, sacándolo de las cosas buenas de la vida?

Por ejemplo, le ocurre a los estudiantes cuando se están preparando para un examen, pero frente al televisor dejan que indecisión les pida ver “un poquito más”. Y le ocurre también a los vendedores, cuando les pide “posponer para la semana que entra” la visita a ese cliente importante.

Y por supuesto le sucede a aquel que quiere bajar de peso, pero deja que el perverso camello le solicite “empezar después de…”. Sí, cuando dejamos a la indecisión meter la nariz en nuestra vida, no importa si somos amas de casa o ejecutivos

Fuente: http://www.profesoragrahasta.com/

Anuncios

2 pensamientos en “La Indecisión

  1. La gata Coqueta

    Esto cada vez esta más mimoso, para hacer un comentario…

    Esta es la segunda vez que opino y para entrar no deja por bloglines, me lo pones super difícil.

    Vamos me repito; la indecisión no es mi amiga, todo aquella persona que la tiene es incapaz de decidir ante nada ni nadie y siempre mete la patita de lleno sin más.

    Si no tienes idea de algo el contrario no lo tiene que saber para no llevarte ventaja y si te equivocas otra vez sera de otro modo y ya lo sabes sin más.

    Lo que esta claro es que la indecisión no la quiero ni para imaginar…

    Te envió un abrazo con todo el afecto de mi corazón.

    Responder
  2. Susana Hoggan Autor de la entrada

    veamos si arreglo mas sencillos los comentarios , pero este wordpress es muy acotado para varias cosillas, tienes razón y hay muchas personas como vos, sin embargo , una libriana, ejem…te diría que a veces debo madurar tanto una historieta que …un poco del camello se introduce pero soy tambien de tomar decisiones y ya!
    Besotes de Sol
    Su

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s