Archivos Mensuales: agosto 2011

¿Sos estrella o cometa?


Hay personas Estrella y hay personas Cometa. Los Cometas pasan, apenas son recordados por las fechas que pasan y vuelven. Los Estrella, en cambio, permanecen.

 

Hay mucha gente Cometa. Pasan por nuestra vida apenas por instantes; no cautivan a nadie, y nadie las cautiva. Es gente sin amigos, que pasa por la vida sin iluminar, sin calentar, sin marcar presencia.

 

Así son muchos artistas, brillan apenas por instantes en los escenarios de la vida; y con la misma rapidez que aparecen, desaparecen.

 

Así son muchos reyes y reinas: de naciones, de clubes deportivos o concursos de belleza. También entran los hombres y mujeres que se enamoran y se dejan enamorar con la mayor facilidad.

 

Así son las personas que viven en una misma familia y pasan al lado de otro sin ser presencia, sin existir.

 

Lo importante es ser Estrella. Hacer sentir nuestra presencia, ser luz, calor, vida. Los amigos son

Estrellas. Los años pueden pasar, pueden surgir distancias, pero en nuestros corazones quedan sus marcas.

 

Ser Cometa no es ser amigo, es ser compañero por instantes, explotar sentimientos, aprovecharse de las personas y de las situaciones. Es hacer creer y hacer dudar al mismo tiempo. La soledad es el resultado de una vida Cometa. Nadie permanece, todos pasan. Y nosotros también pasamos por los otros.

 

Es necesario crear un mundo de personas Estrella, verlas y sentirlas todos los días, contar con ellas siempre, ver su luz y sentir su calor. Así son los Amigos: estrellas en nuestras vidas.

 

Se puede contar con los amigos. Ellos son refugio en los instantes de tensión, luz en los momentos oscuros, pan en los períodos de debilidad, seguridad en los pasajes de desánimo. Al mirar a las personas Cometa es bueno no sentirnos como ellas, ni desear el agarrarnos de su cola. Al mirar a los Cometa, es bueno sentirse Estrella, dejar por sentada nuestra existencia, nuestra constante presencia, vivir y construir una historia personal.

 

Es bueno sentir que somos luz para muchos amigos y que ellos nos han iluminado a su vez. Es bueno sentir que somos calor para muchos corazones y que esos corazones nos arroparon cuando el frío nos castigó.

 

Ser Estrella en este mundo pasajero, en este mundo lleno de personas Cometa, es un desafío, pero por encima de todo, una recompensa.

 

Ser Estrella es nacer, vivir, y no existir apenas.

Lograr la ACEPTACIÓN: terminar con el enojo para sentirse mejor.‏


Desarticular el enojo

Cómo salir de este círculo vicioso que pueden perpetuar las emociones negativas.

ACEPTACIÓN

De acuerdo al modelo ABC de la Teoría Racional Emotivo-Conductual (TREC),

ciertas creencias irracionales se disparan a partir de un hecho perturbador y moldean las conductas.

Adversidad o hecho perturbador. Puede ser interno o externo, real o imaginario, del pasado, presente o futuro. Sintetice la situación que origina su enojo, ¿qué se vería en una cámara?

(Believes = Creencias) Pueden ser pensamientos, imágenes, inferencias, supuestos o creencias que influyen sobre los comportamientos (C). Éstas se pueden clasificar en:

Creencias irracionales
Tienden a ser extremistas, exageradas o exigentes con uno mismo o los demás. Por ejemplo:
– Demandas dogmáticas (‘debo’/’debería’, absolutos ‘todo o nada’).
– Tremendismo (es terrible, horrible, espantoso).
– Baja tolerancia a la frustración (no lo puedo soportar).
– Enjuiciarse a uno mismo y/o a los otros (soy malo, él/ella es malo/a; no valgo/vale nada).

Creencias racionales
Ayudan a mejorar la autoestima y favorecen una visión realista y positiva de la adversidad. Por ejemplo: ‘Esto que sucedió no es de mi agrado, pero puedo seguir adelante’; o ‘el hecho de que alguien me critique no significa que no sea valioso lo que hago; simplemente puedo mejorarlo’.

Consecuencias emocionales.
Son las emociones y comportamientos que surgen a partir de las creencias que se tienen acerca del evento activador. Cuando las creencias que dominan el pensamiento son irracionales surgen emociones negativas no saludables (ansiedad, depresión, enojo, baja tolerancia a la frustración, venganza/perturbación, dolor, celos, culpa, conductas auto-derrotistas).

CÓMO ENFRENTAR LAS CREENCIAS IRRACIONALES

Discútalas:
– ¿Dónde se sostiene esta creencia en mí?
– ¿Me ayuda o es auto-destructiva?
– ¿Dónde está la evidencia que respalda mi creencia? ¿Es consistente con la realidad?
– ¿Es lógica mi creencia?
– ¿Sigue mis preferencias?
– ¿Es realmente tan terrible?
– ¿Realmente no puedo soportarla?

Esfuércese por…
– Descubrir preferencias no-dogmáticas: (deseos, necesidades, anhelos).
– Evaluar el grado del problema: (esto no me gusta, pero puedo soportarlo).
– No generalizar: (yo -y los otros- como seres humanos falibles, nos equivocamos).

Reemplácelas por nuevas creencias racionales. Por ejemplo…

-‘¡Preferiría tener éxito y ser amado, pero no tiene que ser así!’

-‘Me gustaría que los otros me trataran con justicia y consideración, pero no hay una razón por la que deben hacerlo.’

-‘Deseo muchísimo que mis condiciones sean cómodas y placenteras, aunque no necesito que sean de esa forma.

¿Por qué es importante?

Porque al reemplazar sus creencias irracionales alcanzará…

EFECTOS NUEVOS. Surgen de la nueva creencia racional que permite diseñar emociones/comportamientos negativos saludables. Éstos incluyen:

– Inquietud (en lugar de ansiedad)
– Disgusto (en lugar de ira)
– Tristeza (en lugar de depresión)
– Dolor (en lugar de culpa)

De este modo, además, estará preparado para ACTUAR; es decir: verá qué puede hacer para terminar con su enojo y sentirse mejor, lo que finalmente lo ayudará a alcanzar la…ACEPTACIÓN.

Es posible que lo que haya sucedido fuera desagradable o difícil, y si bien no puede cambiar el pasado, sí puede decidir con total compromiso liberarse del enojo.

¿Para qué? Para…Ser feliz.

 

Fuente: DietasCormillot.com

 

Mis hijos…


De hecho, en en camino, si alguien me hubiera pedido la vida, se la hubiera dado… a mis padres…sin embargo esa era solo una parte de la prueba…la vida me ha demostrado que eso no era todo…que iba a llegar el momento de dar todo y mas! durante TODA mi vida, mis dias, mis noches, mis lagrimas, mis sonrisas, mis desvelos, mis descansos, y todas mis alegrias y mas y mas , son únicos, son lo mejor de todo, son lo que yo un dia de pequeña soñe…
los amo a mis amores y a sus amores!!!
Gero, Manu, Tinti y Maju ♥♥♥♥

RENDIRSE AL AMOR



“Lo femenino tiene un talento especial para el amor, la rendición, la profunda comunión emocional y sexual.
Sexualmente, el deseo básico de la mayoría de las mujeres con esencia sexual femenina es sentirse sobrepasadas por el amor,
pero pocos hombres pueden estar a la altura de su poder, de su capacidad sexual, de su fuerza emocional.
Una mujer cuya pareja pueda estar a su altura es una mujer feliz.
No se trata simplemente de que la mujer quiere sentirse totalmente amada, penetrada por el amor y deslumbrada en el amor.
Más bien, cuando se siente querida así es cuando la plenitud de su capacidad innata de ser amor adquiere plena expresión.
Una mujer con una esencia sexual femenina puede tener talento en muchos ámbitos, ya se trate de logros profesionales, de la crianza de los hijos o del despliegue de la creatividad en cualquiera de sus formas. Pero la entrega de tales virtudes seguirá llevando aparejada un vacío sutil, una necesidad sutil, en el corazón femenino.
El único don que no deja sentimiento de necesidad es el don del amor total e ilimitado, expresado desde el corazón y a través del cuerpo.
En el momento de dar un amor total, de rendirse en la entrega amorosa, de sentirse sobrepasada por el amor y de morir en la fuerza del amor,
al talento femenino le es otorgada plena expresión corporal.
Lo masculino puede hablar todo lo que Él quiera con lo femenino; lo que Ella quiere es bailar.
Ella quiere rendirse totalmente en danza de amor, en la comunicación corporal, emocional y a veces sexual del amor,
con un compañero igualmente rendido. Y cuando ella conoce el amor en plenitud, cuando su cuerpo está lleno de amor,
cuando ella es movida y respirada por el amor, su búsqueda acaba.”

En íntima comunión. David Deida. Editorial Gaia

El Zorro Y La Cigüeña


 

 

 

el zorro y la cigueña

Cada día, cuando don Zorro se encontraba con su nueva vecina, la Cigüeña, la saludaba cortésmente.

Pasado un tiempo los dos se hicieron muy amigos.

Un día don Zorro, para celebrar su amistad, invitó a comer a la Cigüeña.

La recibió con gran entusiasmo y la hizo pasar al comedor. Tras charlar un rato se dispusieron a comer.

Pero don Zorro era muy aficionado a las bromas y se propuso gastarle una a su invitada. Preparó una exquisita sopa de marisco y la sirvió en dos platos llanos.

La pobre Cigüeña, con su largo pico no podía comer un alimento tan líquido. Tras una hora de grandes esfuerzos, desistió y se quedo sin comer. Mientras don Zorro, entre risitas, se zampaba el caldo con grandes lametones.

La Cigüeña, que no era tonta, disimulo su enojo. Y al despedirse dio las gracias a su amigo, recordándole que estaba invitado acomer a su casa.

Al día siguiente, don Zorro, con un hambre atroz, se presento a la hora de comer en casa de su vecina. Al entrar sintió un agradable olorcillo que le hizo la boca agua.

Pero el contento duro poco, porque el exquisito guiso estaba en el fondo de un jarro de largo y estrecho cuello, al que fácilmente llegaba la Cigüeña con su largo pico, pero no el corto hocico del Zorro.

Claro está, don Zorro se quedo sin probar bocado. Y con el rabo entre las piernas y el estómago vacío, se despidió de la Cigüeña, mientras oía una vocecita interior que le decía: El que las hace, las paga.

 

Acepta la imperfección



“¿Por qué me hago esto a mí misma?”, preguntaba una mujer que quería
bajar de peso. “Fui a mi grupo de apoyo sintiéndome culpable y
avergonzada porque me comí media galleta que no estaba incluida
en mi dieta. Descubrí que todo el mundo hace un poco de trampa, y
algunos hacen muchas trampas. Me sentía tan avergonzada antes de
llegar al grupo, como si fuera la única que no estuviera haciendo la
dieta al dedillo. Ahora sé que estoy llevando la dieta tan bien como
la mayoría, y mejor que algunos”
¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? No estoy hablando
estrictamente de dietas; estoy hablando acerca de la vida ¿Por qué
nos castigamos a nosotros mismos pensando que somos inferiores
mientras que otros son perfectos, ya sea en cuanto a nuestras
relaciones, recuperación, o una tarea especifica?
Ya sea que nos estemos juzgando a nosotros mismos o a los demás, son
las dos caras de una misma moneda: la perfección. Ninguna de las dos
expectativas es válida.
Es mucho más apropiado y beneficioso decirnos a nosotros mismos que
está bien ser lo que somos y que lo que estamos haciendo está bien.
Eso no significa que no cometamos errores que necesitemos corregir;
no significa que no nos desviemos del camino de vez en cuando, no
significa que no podamos mejorar. Significa que, con todos nuestros
errores y divagaciones, básicamente estamos sobre la ruta. La manera
como nos ayudamos a nosotros mismos a permanecer en el camino es
alentándonos y aprobándonos.
Hoy me amaré a mi mismo y me daré ánimos. Me diré a mí mismo que lo
que estoy haciendo está bien, y me permitiré disfrutar ese
sentimiento.