AGUILA Y LEONA


   
A Silvia Paglioni en su cumpleaños
Azorado desde mi altura,
contemplo a la fiera leona,
medio siglo de lucha dura,
es la medalla que la jalona.
Ay quien su coraje tuviera,
para pelearla sola en el suelo,
sin contar cuando quisiera,
mi refugio seguro del vuelo.
Es que a ella nadie se anima,
por rebelde, madre y salvaje,
hasta Luzbel pierde su inquina,
si su rugir truena el ramaje.
Y la veo perseguir utopías,
cuyo fin recelo contarle,
me callo y la sigo vigía,
por si acaso debo ayudarle.
Su enfado no oses provocar,
es terrible la leona mi amigo,
pero goza y sabe tanto del dar,
que es la gloria vivir a su abrigo.
Por eso conservo mis alas,
 y me acerco y alejo a mi antojo,
disfruto de sus tiempos de gala,
 y eludo su tiempos de enojo.
Pues se como pocos al mundo,
 el corazón coraza que esconde,
 capaz de amores profundos,
 que con amor al odio responde.
  Enrique Momigliano
Buenos Aires,  2 de noviembre de 2012
Comparto con todo mi amor para la madre, para mi mentora y amiga!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s