Archivos Mensuales: mayo 2011

Qué es una Emoción Atrapada?


Durante el “viaje” por esta experiencia que llamamos vida, estamos continuamente experimentando emociones de algun tipo. Las emociones dan color a nuestra vida. Si echamos la vista atras y recordamos alguna experiencia
feliz de nuestra vida, algo que nos llenase de alegria u orgullo, seguro que
veremos que inevitablemente esa experiencia estaba asociada a determinadas
emociones, en este caso de las llamadas “positivas” como alegria, conexion,
seguridad, etc.

Pero no todo en la vida es tan alegre, todos hemos tenido
desafios en forma de situaciones asociadas a emociones abrumadoras.  La mayoria
preferimos olvidar estos desafios, pero desafortunadamente la influencia de
estos acontecimientos puede quedarse con nosotros en la forma de emociones
atrapadas.
A veces, por motivos que aun no comprendemos,
las emociones no se procesan completamente. En estos caso, en lugar de
simplemente experimentar la emocion y liberar esa emocion, la energia de la
emocion queda de alguna manera “atrapada” dentro del cuerpo
fisico.

Entonces, en vez de atravesar  tu momento de enojo, o un
periodo temporal de pena o depresion, esta energia emocional negativa puede
permanecer dentro de tu cuerpo causando un significativo estres fisico y
emociona y originando esas emociones recurrentes que sentimos, en ocasiones sin
“causa” aparente. 
A pesar de no ser visibles, son muy
reales.

Sientes a menudo que estas peleando contra el peso de algo
pero no puedes decir concretamente que es?

Tal vez tu vida no este resultando como lo habias esperado.
Tal vez tus intentos por formar relaciones duraderas nunca parecen funcionar.
Puede ser que desees que algunos acontecimientos del pasado nunca hubiesen
ocurrido pero te sientes impotente para superarlos. Incluso puedes tener un
sentimiento inquietante de que tu presente esta siendo tomado como rehen por tu
pasado de cierta manera vaga e indefinible.

Las emociones atrapadas pueden literalmente anteponerse
entre tu exito o lo que quieres conseguir y tu mismo, distanciandote de las
cosas que deseas e incluso de las personas que amas.
Deshacerte de tus emociones atrapadas puede ayudarte a
vencer los obstaculos de tu pasado y puede brindarte una nueva vida a tu
matrimonio, familia y otras relaciones personales.

Es frecuente que las personas se sientan de alguna manera
cargadas por sus emociones pasadas, pero no parecen saber como recuperarse de
ellas.

Muchas personas fracasan al desempenarse conforme a su
habilidad y tienen dificultad para hacer que su vida funcione como deberia. A
menudo la causa subyacente de su frustracion es una emocion atrapada de un
acontecimiento del pasado que puede ser que no se den cuenta que esta saboteando
tus esfuerzos.

El daño que causan las Emociones Atrapadas

Las emociones atrapas pueden hacer que hagas suposiciones
incorrectas, reacciones de manera exagerada frente a comentarios inocentes,
malinterpretes una conducta y causes un cortocircuito en tus relaciones. Aun
peor, las emociones pueden crear depresion, ansiedad y otros sentimientos
indeseables. Pueden interferir en el funcionamiento correcto de tus organos y
tejidos de tu cuerpo, causando estragos en tu salud fisica, causando dolor,
fatiga y enfermedad. Sin embargo, no importa cuan grande sea tu sufrimiento, la
energia invisible de las emociones atrapadas quedar sin ser diagnosticada por la
medicina convencional, aun siendo un factor de causa mayor de tus dificultades
fisicas y emocionales.

Para eliminar cualquier tipo de problema que tenga que ver
con tu salud o bienestar, las causas subyacentes del problema deben ser
tratadas. Es importante que reconozcas y quites tus propias  emociones atrapadas
antes de causen mas daño. Puedes vivir una vida mejor al deshacerte de
ellas.

Liberar Emociones Atrapadas

Cuando una emocion atrapada es liberada, una carga es
literalmente sacada. De hecho, la gente a menudo experimenta una sensacion de
levedad en torno a la liberacion de la emociin atrapada. Encontrar y liberar
aquellas energias negativas atrapadas puede causar literalmente cambios en como
te sientes y comportas, en las elecciones que haces y en los resultados que
obtienes.

El Codigo de la Emocion trata de liberar ese bagaje
emocional para que Tu puedas ser quien realmente eres en tu interior. Tu no eres
tu bagaje emocional pero a veces tus emociones atrapadas pueden desviarte u
ocasionar que transites caminos que preferirias no tomar.

 Fuente: “El Codigo de la Emocion”, por el Dr. Nelson Bradley.

 fuente: semillas de Luz

EL CUERPO GRITA … LO QUE LA BOCA CALLA…


 “La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma”.  Bach.

Muchas veces…   El resfrío “chorrea” cuando el cuerpo no llora.

El dolor de garganta “tapona” cuando no es posible comunicar las aflic …ciones.

El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.

La diabetes invade cuando la soledad duele. El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.

El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.

El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar. La alergia aparece cuando el perfeccionismo está intolerable.

Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas. El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza. La presión sube cuando el miedo aprisiona.

Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.

La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.

Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.  El cáncer mata cuando te cansas de “vivir”. Y tus dolores callados? Cómo hablan en tu cuerpo?

La Enfermedad no es mala, te avisa que te estas equivocando de camino.

Me parece bonito compartir este mensaje: El camino a la felicidad no es recto.

Existen curvas llamadas EQUIVOCACIONES, existen semaforos llamados AMIGOS, luces de precaucion llamadas FAMILIA, y todo se logra si tienes: Una llanta de repuesto llamada DECISION, un potente motor llamado AMOR, un buen seguro llamado FE, abudante combustible llamado PACIENCIA, pero sobre todo un experto conductor llamado DIOS

La bruja Berta


 

 

La bruja Berta vivía en el bosque en una casa toda negra.
La casa era negra por fuera y negra por dentro.
Las alfombras eran negras, las sillas eran negras, la cama era negra, hasta el baño era negro.
Berta vivía en su casa negra con su gato llamado Bepo. El gato también era negro.
…Y así comenzaron los problemas.
Cuando Bepo se sentaba en la silla con los ojos abiertos Berta lo podía ver, al menos podía ver sus ojos, pero cuando Bepo cerraba los ojos y se ponía a dormir, Berta no lo veía para nada, y entonces se sentaba encima.
Cuando Bepo se acostaba en la alfombra con los ojos abiertos Berta lo podía ver, al menos podía ver sus ojos, pero cuando Bepo cerraba los ojos y se ponía a dormir Berta no lo veía para nada, y entonces tropezaba con él.
Un día después de una caída muy fea, Berta decidió que algo había que hacer.
Tomó su varita mágica, la agitó una vez y ABRACADABRA!!!!, Bepo dejó de ser un gato negro y ahora era verde brillante.
Entonces Berta lo podía ver cuando dormía en la silla , cuando dormía en el piso y también cuando dormía sobre la cama, aunque a Bepo no le permitían dormir sobre la cama…
Cuando Bepo estaba en el pasto, Berta no lo podía ver.
Berta salió rápidamente hacia fuera y tropezó con Bepo, dio tres vueltas y cayó sobre las rosas llenas de espinas.
Esta vez Berta estaba furiosa, tomó su varita mágica, la agitó cinco veces y… ABRACADABRA!!!!!
Bepo tenía la cabeza colorada, el cuerpo amarillo, la cola rosada, los bigotes azules y cuatro patas violetas, pero sus ojos seguían siendo verdes.

Ahora Berta podía ver a Bepo cuando se echaba en una silla, en la alfombra, y cuando se desplazaba agazapado en el pasto, y aún cuando se trepaba en el árbol más alto.
Bepo trepó al árbol más alto para esconderse, se veía ridículo y él lo sabía, hasta los pájaros se reían de Bepo.
Bepo estaba triste y se quedó en lo alto del árbol todo el día y toda la noche.
A la mañana siguiente, Bepo seguía subido al árbol. Berta estaba preocupada. Quería a Bepo y no le gustaba que se sintiera triste.
Entonces Berta tuvo una idea. Agitó su varita mágica y ABRACADABRA!!!! Bepo fue otra vez un gato negro!!! Y bajó del árbol contento.
Entonces Berta agitó nuevamente su varita, una, dos y tres veces… ABRACADABRA!!!
Ahora, en lugar de una casa negra, tenía una casa amarilla con un techo colorado y una puerta también colorada. Las sillas eran blancas, la alfombra con flores rosas, la cama azul, el baño era blanco.
Y ahora, Berta, podía ve a Bepo no importaba donde estuviera.

 
Autora: Valerie Thomas
 Ilustraciones: Korky Paul
 Editorial: Atlántida, Buenos Aires.

Los cuatro acuerdos


La filosofía tolteca nos propone cuatro acuerdos básicos:

1. Sé impecable con la palabra.

 

Las palabras poseen una gran fuerza creadora, crean mundos, realidades y, sobre todo, emociones. Las palabras son mágicas: de la nada y sin materia alguna se puede transformar lo que sea. El que la utilicemos como magia blanca o como magia negra depende de cada cual.

Con las palabras podemos salvar a alguien, hacerle sentirse bien, transmitirle nuestro apoyo, nuestro amor, nuestra admiración, nuestra aceptación, pero también podemos matar su autoestima, sus esperanzas, condenarle al fracaso, aniquilarle. Incluso con nuestra propia persona: las palabras que verbalizamos o las que pensamos nos están creando cada día. Las expresiones de queja nos convierten en víctimas; las crítica, en jueces prepotentes; un lenguaje machista nos mantienen en un mundo androcéntrico, donde el hombre es la medida y el centro de todas las cosas, y las descalificaciones autovictimistas (pobre de mí, todo lo hago mal, qué mala suerte tengo) nos derrotan de antemano.

Si somos conscientes del poder de nuestras palabras, de su enorme valor, las utilizaremos con cuidado, sabiendo que cada una de ellas está creando algo. La propuesta de Miguel Ruiz es, por tanto:

“Utiliza las palabras apropiadamente. Empléalas para compartir el amor. Usa la magia blanca empezando por ti. SÉ IMPECABLE CON LA PALABRA”.

2. No te tomes nada personalmente.

 

Cada cual vive su propia película en la cual es protagonista. Cada cual afronta su propia odisea viviendo su vida y resolviendo sus conflictos y sus miserias personales. Cada cual quiere sobrevivir el sueño colectivo y ser feliz. Y cada cual lo hace lo mejor que puede dentro de sus circunstancias y sus limitaciones.

Las demás personas sólo somos figurantes en esa película que cada cual hace de su vida, o a lo sumo personajes secundarios. Si alguien me insulta por la calle (o yo lo percibo así) con casi toda seguridad no tiene nada o muy poco que ver conmigo; es simplemente su reacción a algo que está pasando fuera (un mal día con su pareja o en el trabajo, una discusión con su hija), o más probablemente dentro (preocupaciones, ansiedad, frustración, impaciencia, una gastritis o un dolor de cabeza).

La impaciencia o las exigencias de tu pareja, de la vecina del rellano o de la cajera del supermercado, las críticas de tu hijo o en el trabajo, nada de eso es personal. Cada cual está reaccionando a su propia película.

Hay mucha magia negra fuera, lo mismo que la hay dentro de ti misma, o de mí. En cualquiera, en algún momento de su vida, en algún momento del día. Todo el mundo somos “depredadores emocionales” alguna que otra vez.

“Tomarse las cosas personalmente te convierte en una presa fácil para esos depredadores, los magos negros… Te comes toda su basura emocional y la conviertes en tu propia basura. Pero si no te tomas las cosas personalmente serás inmune a todo veneno aunque te encuentres en medio del infierno”, asegura Miguel Ruiz.

Comprender y asumir este acuerdo nos aporta una enorme libertad. “Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan sobre ti las demás personas. Nunca eres responsable de los actos o palabras de las demás personas, sólo de las tuyas propias. Dirás “te amo” sin miedo a que te rechacen o te ridiculicen“. Siempre puedes seguir a tu corazón.

Respecto a la opinión ajena, para bien o para mal, mejor no depender de ella. Ésa es otra película. NO TE TOMES LAS COSAS PERSONALMENTE.

 

3. No hagas suposiciones.

 

Tendemos a hacer suposiciones y a sacar conclusiones sobre todo. El problema es que al hacerlo creemos que lo que suponemos es cierto y montamos una realidad sobre ello. Y no siempre es positiva o está guiada por la confianza o el amor, sino más frecuentemente por el miedo y nuestra propia inseguridad.

Deduzco que alguien se ha enfadado conmigo porque no respondió a mi saludo al cruzarnos y mi mente organiza toda una realidad sobre eso. Y se rompen puentes entre la otra persona y yo, difíciles de salvar. Lo mismo con nuestra pareja, con la vecina, con la escuela. Creamos realidades en base a comentarios o elementos sueltos (cuando no en base a chismes malintencionados).

“La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras… e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular”, insiste Miguel Ruiz. En última instancia y si te dejas guiar por la buena voluntad, siempre te queda la confianza… y la aceptación.

Nunca nada que pasa fuera es personal. Pero en cualquier caso, NO SAQUES CONCLUSIONES PRECIPITADAMENTE.

3. Haz siempre lo mejor que puedas.

 

El cuarto y último acuerdo permite que los otros tres se conviertan en hábitos profundamente arraigados: haz siempre lo máximo y lo mejor que puedas. Siendo así, pase lo que pase aceptaremos las consecuencias de buen grado. Hacerlo lo mejor posible no significa que tú y yo tengamos que hacerlo de la misma manera, ni siquiera que mi respuesta en estos momentos sea la misma que en otro que me siento cansada, o no he dormido bien, o me siento llena de amor y confianza y tremendamente generosa. Se podría decir que en cada momento de nuestra vida somos diferentes, en unas circunstancias y con unas limitaciones concretas. A veces podemos responder a lo que interpretamos como una “provocación” con una sonrisa irónica o divertida, con sentido del humor, o con una carcajada retadora, o incluso a gritos. Pero siempre podemos intentar ser impecables con la palabra, no tomárnoslo personalmente y no sacar conclusiones precipitadas… dentro de nuestras limitaciones físicas, anímicas y en general, de cada momento. Si lo intentamos, de la mejor manera que podemos, ya es suficiente.

“Verdaderamente, para triunfar en el cumplimiento de estos acuerdos necesitamos utilizar todo el poder que tenemos. De modo que, si te caes, no te juzgues. No le des a tu juez interior la satisfacción de convertirte en una víctima. Simplemente, empieza otra vez desde el principio.”

Con la práctica será cada vez más fácil hasta que, sorpresa, la identificación es prácticamente completa y los cuatro acuerdos forman parte de nuestra manera de ser. Simplemente somos así.

Sin duda nuestra vida será más sencilla y satisfactoria, para nosotras mismas y para las demás personas que nos rodean.

(Sobre el libro de Miguel Ruiz, “Los cuatro acuerdos”, Editorial Urano).