Archivos Mensuales: septiembre 2012

El Arcángel Metatrón



REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN CELESTIAL: Anotador del Libro de la Vida y escriba de todos nuestros actos.

DONES PARA LA TIERRA: Nos ayuda a encontrar la medida apropiada para todo lo que hacemos; actúa como testigo del bien que hacemos y del amor que damos; nos ayuda a comprender nuestro potencial como seres humanos amorosos y valiosos.

METATRÓN es el único ángel dentro de las esferas celestiales que fuera en un tiempo humano. Se le conocía como Enoc, y era el séptimo Patriarca después de Adán. Se ha escrito que «caminó con Dios» y fue arrebatado a los Cielos, donde fue convertido en Arcángel. En las escrituras judías se especula que él sea Shekinah, el ángel que condujo a los hijos de Israel fuera del desierto. También se piensa que fue Metatrón quien detuvo a Abraham, impidiendo que sacrificara a Dios su hijo Isaac.

Metatrón también es conocido como el primero y el último de los Arcángeles, y recibe diversas denominaciones como Canciller del Cielo, Ángel de la Alianza y Rey de los Ángeles. Su función celestial es la de supervisar la anotación de todos nuestros actos en el Libro de la Vida.

Está encargado de apoyar la vida y los actos humanos como puente entre la Divinidad y la humanidad. Podemos buscar su consejo pidiéndole que nos ayude a encontrar la medida apropiada para cada acción que emprendamos en nuestras vidas. A un cierto nivel esto significa ayudamos a encontrar el equilibrio entre lo que damos y lo que guardamos para nosotros mismos. Esto nos permite mantener límites bien definidos, y conservar, por tanto, un claro sentido de nosotros mismos, tan necesario si hemos de tener éxito en llevar a cumplimiento nuestro potencial dentro del mundo de la forma.

Metatrón puede ayudamos a encontrar la medida apropiada en el amor, el trabajo y el recreo, de modo que podamos llevar vidas equilibradas y saludables, ricas en armonía y serenidad. También será un testigo del bien que hagamos, quizá de esos actos de amor o benevolencia no reconocidos por los demás. También puede ayudamos cuando ponemos esfuerzo y trabajo en hacer algo, sea lo que sea: podría ser cualquier cosa, desde tratar de que una relación funcione, perder peso, o abandonar un hábito adictivo o perjudicial, hasta arrojamos por completo a una causa o esfuerzo en equipo.

Podemos orar al Arcángel Metatrón para que guíe nuestros esfuerzos y nos ayude a encontrar la medida correcta para nuestro rendimiento y actividades. Podemos pedir a Metatrón en nuestra meditación que nos asista en saber cuando puede ser ya bastante, o cuándo necesitamos hacer más por nosotros mismos o por los demás. 

Dentro de los casos insólitos que el reino angelical presenta, encontramos el de algunos hombres que al parecer se transformaron en ángeles. Y decimos que son casos insólitos porque hasta ahora hemos aceptado que los ángeles nunca tuvieron cuerpo físico. Pero en el mundo de los ángeles nos encontramos con alguna excepción.
Varias fuentes reconocidas de la tradición cristiana aseguran que el profeta Enoc nunca murió. Como premio a su trabajo como evangelizador habría sido llevado al cielo y transformado en un ángel de fuego llamado Metatrón. Desde entonces continúa su tarea siendo un aplicado escriba.

Según los místicos judíos, Metatron llegó a ocupar el rango mas alto en el escalafón angélico. De allí el significado de su nombre, “El que ocupa el trono vecino al trono divino”. Muchas escuelas herméticas lo reconocen como el Gran Ángel. Incluso llegó a conferírsele el nombre de YHWH Menor (Tetragrammaton), algo así como “El Dios Menor”. Y de la misma manera que a Dios los diferentes pueblos lo reconocieron con diferentes nombre. Metatrón, Yahoel, Yofiel, Surya y Lad.

Hay un hermoso pasaje en el primitivo libro de Enoc, cuando el escriba visitó el cielo antes de su muerte y transformación. En este se describe lo que iba a sucederle tras su muerte. Dice “Entonces el Señor dijo a Miguel:”Ve y despoja a Enoc de sus ropas, úngelo con aceite y vístelo como nosotros” y Miguel hizo lo que se le dijo. Me despojó de mis vestiduras y me friccionó con un aceite maravilloso como el rocío, con la fragancia de la mirra, que relucía como un rayo de sol. Y me miré a mí mismo, y era como uno de los otros (Ángeles); no había ninguna diferencia y todo mi miedo y mi estremecimiento desaparecieron.”.

Metatrón, como su nombre indica es un arcángel especial. Su nombre no termina en “el”, como en otros ángeles. Por ello, en algunos sistemas no se lo cuenta entre los arcángeles. Con frecuencia se lo distingue como príncipe o rey de los ángeles.El posee la vibración mas alta entre los arcángeles. Es el protector del umbral que separa las formas de las no-formas. Mientras que en el puente entro lo divino y lo terreno está Uriel del lado de la materia, Metatrón conforma la cabecera opuesta del puente.

Es el arcángel que se encuenra en la corona del cabalistico árbol de la vida. Vigila el reino de Kether que pertenece al planeta Urano. En legados cristianos apenas existen referencias sobre el, aunque según la cabala es este, sin duda el arcángel de mayor rango. El domina las poderosas fuerzas creativas del Universo.
A Metatrón nos lo podemos imaginar como una figura angelical gigantesca, majestuosa, de grandes dimensiones, rodeada de rayos, truenos y tormentas. Su cara irradia una claridad deslumbrante como el sol, porque el mira directamente al semblante de Dios. 

Los puntos de luz que de él se desprenden generan legiones de ángeles. Según “La llave de Enoc”, es el creador del electrón y del mundo exterior. Este reino también es descrito como un presente poderoso del YO SOY.
Su energía es sutil, suave, purificadora, es puro amor universal. Se lo asocia con el color blanco anacarado o dorado. Los temas que trata serian el Amor Universal, la conciencia perfecta, abrir puertas de la conciencia, calma, “todo es”, conectarse con la propia divinidad.

Metatrón te recuerda que hay que respetar a la creación en todo aquello que te rodea. También dirige tu atención hacia tu propia fuerza creativa, hacia tu creatividad interior. Esta te es dada como ser humano de la creación. Te invita a unirte a esta fuerza y a pensar en aquello en lo que aún nadie ha pensado, ambicionar cimas que nadie ha alcanzado, a cantar una canción, un tono, que nadie haya cantado aún, realizar movimientos que nadie haya realizado todavía, hacer descubrimientos y emprender caminos que aún nadie ha andado.


Te invita a convertirte en creador conjunto de la vida, a desarrollar facultades desconocidas y a partir hacia nuevos puertos. Crea a partir del amor profundo y de la alegría de crear. Pero al mismo tiempo te advierte que no debes crear nada que pueda causarle daño a otros seres. El lema de Metatrón es: No hay nada que debas hacer. El camino consiste en : SER, HACER, TENER.
Acudir a el cuando:
• Nos sentimos separados de Dios y de la unidad.
• Para la meditación.
• Para conectarse con el amor del corazón y el amor universal.
• Cuando necesitamos claridad.
• Para personas que viven con una concepción del mundo estrecha, que no quieren ver las posibilidades y los milagros, que son muy materiales y están separadas del ser.
• En casos de depresión.
• Para acompañar a los moribundos.
No debemos acudir a el cuando queremos estar activos o cuando tenemos que hablar, ya que la energía de Metatron nos aparta de la vida diaria.

Metatrón Está encargado de apoyar la vida y los actos humanos como puente entre la Divinidad y la humanidad. Podemos buscar su consejo pidiéndole que nos ayude a encontrar la medida apropiada para cada acción que emprendamos en nuestras vidas. A un cierto nivel esto significa ayudamos a encontrar el equilibrio entre lo que damos y lo que guardamos para nosotros mismos. Esto nos permite mantener límites bien definidos, y conservar, por tanto, un claro sentido de nosotros mismos, tan necesario si hemos de tener éxito en llevar a cumplimiento nuestro potencial dentro del mundo de la forma.

Metatrón puede ayudamos a encontrar la medida apropiada en el amor, el trabajo y el recreo, de modo que podamos llevar vidas equilibradas y saludables, ricas en armonía y serenidad. También será un testigo del bien que hagamos, quizá de esos actos de amor o benevolencia no reconocidos por los demás. También puede ayudamos cuando ponemos esfuerzo y trabajo en hacer algo, sea lo que sea: podría ser cualquier cosa, desde tratar de que una relación funcione, perder peso, o abandonar un hábito adictivo o perjudicial, hasta arrojamos por completo a una causa o esfuerzo en equipo.

Podemos orar al Arcángel Metatrón para que guíe nuestros esfuerzos y nos ayude a encontrar la medida correcta para nuestro rendimiento y actividades. Podemos pedir a Metatrón en nuestra meditación que nos asista en saber cuando puede ser ya bastante, o cuándo necesitamos hacer más por nosotros mismos o por los demás.

Anuncios

10 ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN ESPIRITUAL


 

De forma provisional se pueden señalar estas 10 tendencias morbosas en el camino espiritual, que nos separan de este y que en algunas ocasiones son verdaderos escollos insalvables a superar por el buscador que se considera comprometido consigo mismo, pero a menudo cuesta dejar de lado el autoengaño que ello comporta.

 

1. Espiritualidad de Comida Rápida:
Mezclar la espiritualidad con una cultura que celebra la velocidad, la multitarea y la gratificación instantánea y el resultado es probable que sea espiritualidad de comida rápida. La espiritualidad de comida rápida es un producto de la fantasía común y comprensible que el alivio del sufrimiento de nuestra condición humana puede ser rápido y fácil. Una cosa es clara: la transformación espiritual no se puede tener en una solución rápida.

 

2. La espiritualidad de imitación:
La espiritualidad de imitación es la tendencia a hablar, vestirse y actuar como nos imaginamos que una persona espiritual, lo haría. Se trata de un tipo de espiritualidad que imita la realización espiritual en la forma en que la tela de piel de leopardo imita a la piel real de un leopardo.

 

3. Motivaciones confusas:
A pesar de que nuestro deseo de crecer es genuino y puro, a menudo se mezcla con otras motivaciones, entre ellas el deseo de ser amado, el deseo de pertenecer, la necesidad de llenar nuestro vacío interior, la creencia de que el camino espiritual nos liberará de nuestros sufrimientos, y la ambición espiritual (el deseo de ser especiales), ser mejor que, y ser “el elegido”.

 

4. Identificarse con las experiencias espirituales:
En esta enfermedad, el ego se identifica con nuestras experiencias espirituales y las toma como propias, y empezamos a creer que estamos encarnando ideas que han surgido dentro de nosotros en determinados momentos. En la mayoría de los casos, no dura indefinidamente, aunque tiende a perdurar por largos periodos de tiempo en los que se creen iluminados y/o que funcionan como maestros espirituales.

 

5. El Ego Espiritualizado:
Esta enfermedad ocurre cuando la propia estructura de la personalidad del ego se mezcla arraigada y profundamente en conceptos espirituales e ideas. El resultado es una estructura del ego que es “a prueba de balas.” Cuando el ego se espiritualiza, somos invulnerables a la ayuda, nueva información o retroalimentación constructiva. Nos convertimos en seres humanos impenetrables y estancamos nuestro crecimiento espiritual, todo ello en nombre de la espiritualidad.

 

6. La producción en masa de los maestros espirituales:
Hay una serie de tradiciones espirituales de moda en la actualidad que producen personas que se creen estar a un nivel de iluminación espiritual, o maestría, que está mucho más allá de su nivel real. Esta enfermedad funciona como una cinta transportadora espiritual: ponte en este resplandor, consigue aquella visión, y bam! Estás iluminado y listo para iluminar a otros en forma similar. El problema no es que estos profesores instruyan sino que se presentan como si hubiesen alcanzado la maestría espiritual.

 

7. El orgullo espiritual:
El orgullo espiritual se produce cuando el practicante, a través de años de esfuerzo, en realidad ha alcanzado un cierto nivel de sabiduría y usa ese logro para justificar el cierre a más experiencias. Una sensación de “superioridad espiritual” es otro síntoma de esta enfermedad de transmisión espiritual. Se manifiesta como una sutil sensación de que “yo soy mejor que otros, más sabio, y por encima, porque yo soy espiritual.”

 

8. La mente del grupo:
También se describe como pensamiento de grupo, la mentalidad de culto, o la enfermedad de ashram, la mente de grupo es un virus insidioso que contiene muchos elementos de la codependencia tradicionales. Un grupo espiritual tiene acuerdos sutiles e inconscientes con respecto a la forma correcta de pensar, hablar, vestirse y actuar. Los individuos y los grupos infectados con “mente de grupo” rechazan los individuos, las actitudes y circunstancias que no se ajusten a las normas a menudo no escritas del grupo.

 

9. El complejo del pueblo elegido:
Es la creencia de que “Nuestro grupo está más evolucionado espiritualmente, es más potente, inteligente y, en pocas palabras, mejor que cualquier otro grupo”. Existe una importante distinción entre el reconocimiento de que uno ha encontrado el camino correcto, el profesor adecuado, o la comunidad correcta para sí mismos, y el haber encontrado “al elegido”.

 

10. El virus mortal: “Yo He Llegado”:
Esta enfermedad es tan potente que tiene la capacidad de ser terminal y mortal para nuestra evolución espiritual. Esta es la creencia de que “he llegado” al objetivo final de la senda espiritual. Nuestro progreso espiritual termina en el punto donde se concreta esta idea en nuestra mente, porque el momento en que comenzamos a creer que hemos llegado al final del camino, un mayor crecimiento se detiene. “La esencia del amor es la percepción”, de acuerdo a las enseñanzas de Marc Gafni, “por lo tanto, la esencia del amor propio es la percepción de uno mismo. Sólo te puedes enamorar de alguien a quien puedes ver claramente (incluido a ti mismo). Amar es tener ojos para ver. Es sólo cuando tú puedes verte claramente que puedes comenzar a amarte a ti mismo”.

 

Es en el espíritu de la enseñanza de Marc que yo creo que una parte fundamental del aprendizaje de discernimiento en el camino espiritual es descubrir la enfermedad del ego y auto-engaño que está en todos nosotros. Ahí es cuando necesitamos sentido del humor y el apoyo de los verdaderos amigos espirituales. Cuando nos enfrentamos a nuestros obstáculos para el crecimiento espiritual, hay ocasiones en que es fácil caer en una sensación de desesperación y disminución-y perder la confianza en el camino. Debemos mantener la fe en nosotros mismos y en otros, con el fin de hacer realmente una diferencia en este mundo.

 

fuente: Mariana Caplan, adaptado de Eyes Wide Open: El cultivo de discernimiento en el Camino